El Jaguay, la festividad de la cosecha

Con cantos que inician al alba del día, se siega el trigo y se agradece a la Pachamama por su generosidad.


Agosto es la época de cosecha en algunas comunidades de Chimborazo -Guamote, Alausí, Colta, Cach, entre otras-, donde al ritmo del canto del Jaguay se recoge el trigo maduro que les ofrece la Pachamama.

El Jahuay es un ritual sagrado que se lo hace en minga, donde hombres y mujeres forman dos filas, mientras recogen las espigas de la cebada, el trigo y la avena para después hacer las parvas. Mientras realizan la cosecha, los participantes entonan cantos y celebran bebiendo chicha de jora.

Melodía


Los repertorios del Jahuay son muy variados. Eso sí, los sonidos cumplen con una función narrativa, donde evocan a las ‘huacas’, o deidades puruhaes, la Madre Tierra, el Sol, al taita (padre) Chimborazo, el cóndor y otros personajes míticos.

La idea es narrar la historia del pueblo y dar a conocer a sus héroes y heroínas, sus historias de amor, la cotidianidad de su pueblo, el ciclo vital, la religiosidad, los logros y las aspiraciones, sus chistes, los desengaños…

También, siempre comparten la problemática socio- económica en la que se encuentra inmerso el sector indígena.

 Canto tradicional

El Jahuay es un ritual de la cosecha del trigo y la cebada y un género musical indígena, que se encuentra vigente en el interior de algunas comunidades rurales kichwa hablantes de los cantones: Riobamba, Colta, Guamote, Alausí (Chimborazo) y en la parroquia Quilloag (Cañar).

Y, según un estudio realizado por el Instituto de Patrimonio Cultural, el Jahuay es un canto tradicional chimboracense que con mayor grado representa a la cultura Puruhá.

Y es que se trata de una expresión patrimonial que refleja el pensamiento, la estética, la ideología, la filosofía, la historia y la memoria.

De esta manera, el Jahuay es un pilar y un paradigma de la cultura musical chimboracense.

El canto se inicia al rayar el alba, en medio del estruendo de bocinas.

El Paqui, cantor solista, marca la intensidad y la dinámica del ritual; luego viene un monólogo de invocación a las divinidades y un conjuro a los malos espíritus.

Posteriormente, se desarrollan las secuencias de agradecimiento a la madre tierra; saludos al dueño de la tierra; sátiras e insinuaciones amorosas, a los dueños de la tierra, las autoridades los civiles y las religiosas, etc.

Además se emiten coplas en referencia a lo que comerán ese día, al descanso de la faena en el medio día, al Sol y a los cerros; alabanzas y descripciones de los animales que van a comer el rastrojo y exaltación a la bebida ritual, la chicha.

 Tradición

En Chimborazo, el Jahuay es el canto ritual de la cosecha de cebada y trigo, que ocurre por fines de julio o principios de agosto. La fiesta de la cosecha en sí se denomina el palalaibilli ‘anuncio de la última cosecha’.

Probablemente, la voz procede de pallai, ‘recoger’ y ‘huillai’, ‘avisar’ o ‘anunciar’.

Esta faena de trabajo, antes que constituir una obligación, es considerada por todos como una grande y verdadera fiesta. El palalaibilli se festeja sólo en las grandes sementeras de indios y mestizos.

Terminada la siega y hechas las parvas, los participantes juntan haces en forma de cruz, que los atan a las espaldas de los dueños de la tierra, con quienes marchan, cantando alegremente, hasta la casa en cuyo patio son desatados aquellos de su carga. El dueño de las tierras tiene que dar a los segadores la comida y la bebida de ese día. (CM)

 


Canto con propósito

Cada una de las fases o las secuencias del jahuay tienen un ‘tono’ o melodía diferente y a veces van acompañadas de los churos (caracoles) o las bocinas.

Este canto sirve para que los segadores no se distraigan, tiene sus pausas para el descanso, para beber chicha y a la hora del almuerzo. El jahuay se cantaba en la serranía andina, desde Imbabura hasta Cañar y Azuay.

En 2014, cuando se realizó un estudio sobre el jaguay, la mayoría de paquis o cantores solistas eran octogenarios y sólo recordaban fragmentos de los repertorios. “Gran parte de estos cantos se han perdido. Ahora hay muy pocos sabios cantores o ‘paquies’, menos de 20, en la provincia de Chimborazo y uno, en Cañar (Quilloag)”, refiere el documento del Instituto de Patrimonio Cultural.


Copla

Para recitar

Ñuca ulpisi-tulli
Maii charitian
Mana ricurcani
Xiungumi huacan

Mi tierna tortolita
A donde estará,
Pues ya no le veo
Y el corazón llora

Fuente: Diseño y Formulación del Plan de Salvaguardia del Repertorio Musical del Jahuay, Provincia de Chimborazo.


Personajes

En tiempo de cosecha

El paqui es el indígena con mayor edad del sector, que está ataviado con poncho verde, sobrero y soga.

El bocinero es el personaje que se encarga de entonar este instrumento y convocar al Jahuay.

El kipero es aquel que interpreta la kipa y que tiene como función avisar para que se cambien los tiempos de descanso.

Los segadores son los que cortan la cebada con la hoz.

Las chaladoras son las mujeres que recogen lo que queda de la cosecha.

http://lahora.com.ec

Add comment


Security code
Refresh

Fiestas americanas

<<  Enero 2018  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
  1  2  3  4  5  6  7
  8  91011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Donaciones